top of page
  • gt4975

Estoril - Curiosidades del Paddock


La cuarta y última prueba del Iberian Supercars Endurance tuvo lugar en el Autódromo de Estoril, el Estoril Season Finale by NAPA, y la lista de inscritos dejó entrever cómo será la temporada 2024.



Nuevos coches pensando en 2024


El final de la temporada estuvo marcado por el número de coches nuevos que debutaron en la pista: un Aston Martin Vantage AMR GT4 de Racar Motorsport, un Audi R8 LMS GT4 de Lema Racing y un Porsche 718 Cayman GT4 RS CS de Speedy Motorsport.


El coche británico, pilotado por los debutantes Francisco Cruz y Pedro Perino, progresó notablemente a lo largo del evento, asegurándose el tercer puesto en la segunda carrera del domingo.


Los españoles Ignacio Cabezas y Arturo Melgar tuvieron un fin de semana más complicado a los mandos del GT de Ingolstadt, pero aun así dieron buenas indicaciones y podrían ser un buen punto de partida para el futuro.


Bruno Pires, encargado de estrenar el Porsche preparado por Speedy Motorsport, se mostró entusiasmado con el rendimiento del coche de Zuffenhausen, tras conseguir el segundo puesto en GT4 Bronce en la primera carrera.



El campeonato seduce a Pedro Perino, Francisco Cruz y Racar


Tras temporadas en la Fórmula 4 Italia, Pedro Perino compitió este año en las European Le Mans Series, competición que repetirá en 2024, y se mostró encantado de participar en la última prueba de la temporada del Iberian Supercars Endurance, invitado por Racar Motorsport.


El piloto luso-mozambiqueño, que formó equipo con Francisco Cruz en un Aston Martin, mostró un buen nivel de competición, terminando en el podio en la segunda carrera del evento, y admite que le gustaría participar en la temporada 2024 si las carreras no coinciden con su programa de LMP3.


Francisco Cruz, que también debutaba, quedó muy impresionado con la competición y tiene previsto participar en toda la temporada en 2024, dando así un paso adelante en su carrera.


Además de este Aston Martin y del Mercedes-AMG de Manuel Gião/Roberto Faria, Racar Motorsport había expuesto en el paddock un tercer Aston Martin que también debería competir la próxima temporada.



Toyota vuelve a la pista con Speedy Motorsport


La mayor prueba de que el Iberian Supercars Endurance están en una ola de éxito es el hecho de que siguen apareciendo nuevos coches.


Además del Porsche que Speedy Motorsport estrenó en el Autódromo de Estoril en manos de Bruno Pires, el equipo portuguesa tendrá una nueva máquina en 2024: un Toyota GR Supra GT4 EVO.


La máquina japonesa fue lanzada a finales del año pasado y debutó en pista en 2023. Rápidamente demostró su competitividad al ganar el título de GT4 France en la clase Silver, además de conseguir dos victorias en las GT4 European Series, también en Silver.


El coche con motor biturbo de seis cilindros en línea y una silueta muy distintiva podría ser uno de los principales contendientes durante la próxima temporada.


Con la presencia del Toyota en las carreras Iberian Supercars, siete de las doce marcas con coches según el reglamento GT4 estarán representadas, quedando sólo Alpine, Chevrolet, Ford, Lotus y Nissan.



El equipo TCR se refuerza


La última prueba de la temporada contó con una impresionante lista de inscritos - treinta y cuatro coches - y la división TCR también se vio beneficiada, con cinco máquinas.


Además del Cupra TCR de Daniel Teixeira, que se proclamó campeón en todas las divisiones y categorías en las que compitió, otros dos coches de la marca de Martorell estuvieron en pista, uno para Beatriz Correia y José Correia y el otro para Manuel Sousa.


El dúo del JC Group Racing Team logró dos podios, mientras que el piloto del TDS Group consiguió un quinto y un cuarto puesto.


António Coimbra, en el Hyundai Elantra N TCR de Sports & You, regresó con una victoria en la primera carrera del evento, mientras que Paulo Silva y Guilherme Silva, que debutaba en el automovilismo, con el PDauto Audi RS3 LMS TCR, se hicieron con el segundo puesto en la segunda carrera.


Este es un buen indicio para 2024, y se espera que la próxima temporada aumente el número de TCR en pista.



El regreso del público


El Autódromo de Estoril se llenó de aficionados para la prueba decisiva del Iberian Supercars Endurance.


Durante todo el fin de semana, el paddock estuvo repleto de aficionados que deambulaban por las autocaravanas mientras la competición más importante de la Península Ibérica no estaba en pista.


El patrocinador de la última carrera del Iberian Supercars Endurance, NAPA, fue fundamental para atraer a cientos de aficionados al circuito, además de crear numerosas actividades para sus invitados.


Aunque la primera carrera fue muy temprano, a las 9.40 horas, todas las zonas habituales del paddock desde donde se puede seguir la acción en la pista estaban llenas, al igual que para la segunda carrera.


Durante las carreras se pudo ver la reacción del público ante los momentos más emocionantes, y seguramente uno de los momentos del año será la salva de aplausos que recibieron Elias Niskanen y Nuno Pires cuando se abrazaron después de que ambos fueran apeados de la lucha por el título por un rival en la segunda carrera.



Comments


bottom of page